Valentina Maureira, Cuando una niña le pidió la muerte a una presidente


Tiene 14 años, pesa 35 kilos y padece fibrosis quística, y lejos de ser débil e ignorada se ha atrevido a través de las redes sociales, a enviarle un mensaje a la presidenta de su país (Chile) para que le permita morir, en sus palabras clama: “Solicito hablar urgente con la presidenta porque estoy cansada de vivir con esta enfermedad y ella me puede autorizar la inyección para quedarme dormida para siempre”

Valentina Maureira, se ha convertido así en el más reciente símbolo del poder de las rede sociales, el problema es que en Chile, la autonasia y el suicidio asistido están prohibidos, y solo una orden de la presidenta Bachelet puede frenar el dolor de una enfermedad hereditaria y degenerativa que afecta sus pulmones, hígado y páncreas, ya no aguanta más y dice estar ya querer descansar.

Sin dejar de lado el drama humano que esto significa, este episodio abre una vez más la discusión acerca del poder las redes sociales y de Internet, independiente de la posición que tomemos, ya sea que se defienda el valor de la vida o tengamos más en cuenta razones humanitarias, lo interesante es que es tal el ruido generado en medio de la desesperación de esta joven, que ha suscitado una controversia frente a un tema tan delicado como es el derecho a disponer de una vida.

Mientras tanto la presidenta Michelle Bachelet no se ha pronunciado frente a la petición de Valentina, pero el ruido y los mensajes en las redes se siguen esparciendo.