Redes ópticas de base-8: La revolución para los data centers

Hoy por hoy, los data centers a nivel mundial manejan cantidades incalculables de información, la masificación del envío de datos los ha llevado a implementar nuevos sistemas de fibra óptica para suplir sus necesidades y ser mucho más eficientes. Uno de ellos es el sistema de cableado óptico punta a punta y modular de 8 fibras (Base-8) que maximiza la densidad de unidades en cada rack para proporcionar la escalabilidad de la red y rendimiento de enlace.

La necesidad de utilizar un cableado de Base-8 para los data centers radica en la capacidad de demanda para la transmisión de datos, esto dado que, hace algunos años, los data center operaban con un requisito de transmisión relativamente bajo de hasta 1GB por segundo por una ruta única. 10 años más tarde, con la explosión del envío de datos y  las tecnologías emergentes, ese volumen aumento a 10 GB, requiriendo una nueva estructura en redes de fibra óptica.

Factores como el aumento de páginas web, la popularización de los servicios de streaming y el aumento de la migración de datos a la nube obligaron a los data center a transformarse frente a sus limitaciones y necesidades de forma inmediata. Por esta razón, se creó el sistema “dúplex” (o de dos fibras)  que trajo consigo “rutas paralelas” para la transmisión de grandes cantidades de datos. Esta solución se extendió gradualmente hasta la llegada del cable de 12 fibras.

Con el éxito del cable de 12 fibras, se crearon varios protocolos con transmisión a velocidades 10GB, 40GB y más de 200GB por segundo. Sin embargo, el problema fue no tomar suficiente ventaja de este modelo, ya que si bien se adaptaba sin problemas a bases con 12 o 24 fibras paralelas, fue difícil instalarlo en los sistemas de base 2 a causa de inconvenientes de transmisión.

La solución más común para este problema fue desactivar ciertas fibras o ingresar a la red con módulos capaces de realizar conversiones de una base a otra. No obstante, al agregar nuevos elementos, existe un costo y una reducción en la capacidad máxima de la instalación, lo que, en términos técnicos, se llama atenuación.

Para finalmente terminar con esta dificultad y optimizar el uso de los cables multi-fibra en los data centers, se creó la arquitectura de base-8, la cual se adapta fácilmente a todos los conectores cuando se usan con la base 2.

Con la creación del sistema de cableado base 8, es posible garantizar el uso del 100% de las fibras y además, aumentar la velocidad a más de 400 GB, lo que duplica los 200 GB que son posibles con los data centers. Es la flexibilidad al servicio de la velocidad”, Afirmo Gilberto Gonzaga, Ingeniero de Ventas de Corning para Latinoamérica y el Caribe

Actualmente los data centers alrededor del mundo se preparan para el futuro con el uso de la tecnología base-8, conscientes de que la demanda de flujo de datos continuará evolucionando. Gracias a esto, será fácil moverse rápido en un mundo cada vez más conectado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.