Saltar al contenido
Guapacho – Tecnología, ciencia y cultura digital

¿Qué hacen las personas una hora antes de ir a dormir?

20 marzo 2015

dormir

Todos tenemos que dormir, bueno a menos que tengamos una condicion médica o algo así que lo impida, pero seamos sinceros una de las cosa más placenteras que podemos realizar, sin embargo existen personas que no se preparan como es debido para ir a dormir y ocupan este tiempo para realizar diferentes actividades, y según estudios solo con perder 30 minutos de sueño por día durante la semana se pueden presentar consecuencias corporales y metabólicas.

El 66 por ciento de las personas, una hora antes de dormir, aún está ocupada en tareas que demandan concentración y actividad física. Así lo refleja una encuesta de la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos (NFS, por su sigla en inglés). Este panorama hace evidente que las personas no han tomado conciencia de la importancia de prepararse para tener un sueño reparador y de calidad.

Por esta razón, el lema del Día Mundial del Sueño del presente mes, es ‘Cuando el sueño es reparador, la salud y la felicidad abundan’. Según investigaciones de la NFS, una hora antes de dormir el 37 por ciento de las personas cuida de sus hijos, el 36% navega en Internet, 21% hace tareas relacionadas con su trabajo y el 6% restante se dedica a otras tareas, como tener sexo y/o tomar una bebida alcohólica.

“Trabajar hasta el momento en que se está por dormir no proporciona la oportunidad de relajarse y preparar el cuerpo para esta actividad. Para lograr una verdadera rutina de sueño se debe destinar una hora antes de dormir para hacer la transición entre ‘esa persona que puede hacerlo todo’ y ‘la persona que debe dormir’”, –  Raúl Baquero, club médico deportivo Bodytech.

Dada la importancia del descanso nocturno perder tan solo 30 minutos de sueño por día durante la semana puede traer consecuencias a largo plazo para el peso corporal y el metabolismo; la falta de sueño continuada (insomnio) afecta al rendimiento diario y produce déficits cognitivos y de memoria, así como problemas de ansiedad y depresión, hipertensión, diabetes, obesidad, entre otros.

Según Baquero, para tener una buena práctica de sueño es adecuado dormir de acuerdo con las necesidades que existen individualmente. Se recomienda que los bebés duerman de 16 a 18 horas al día, los niños en edad pre-escolar de 11 a 12 horas, los niños de primaria mínimo 10 horas y los adolescentes entre 9 y 10 horas. Los adultos (incluyendo los ancianos) deben dormir de 7 a 8 horas diarias.

Para construir una rutina diaria antes de dormir, Baquero explicó que ir a dormir a la misma hora todos los días, incluidos los fines de semana, mejora el estado de alerta durante el día.
La segunda recomendación es ejercitarse como mínimo tres horas antes de dormir, para reducir la temperatura corporal y que llegue la sensación de sueño que permite descansar; una práctica muy efectiva es el Yoga que ayuda a la preparación del cuerpo para recibir la hora de dormir. Los beneficios de ejercitarte con una disciplina física reducen el estrés y aumentan la profundidad del sueño.

Así que ya saben, es necesario que tomen medidas tendientes a un buen dormir, si no el cuerpo no tardará en cobrárnoslo…