Saltar al contenido
Guapacho – Tecnología, ciencia y cultura digital

La Hora del Planeta, 60 Minutos no son Suficientes para que la Tierra Respire

27 marzo 2011

Antes que nada, me parece excelente la iniciativa de apagar durante una hora las luces y aparatos para que la tierra respire, pero también estoy seguro que este evento es un llamado para que tengamos conciencia del daño que le estamos haciendo a nuestra nave espacial.

El despliegue mediático que tuvo la iniciativa lo hizo ver como algo grandioso, cuando lo normal es que esta actividad sea más frecuente, pero no solo quedarnos a oscuras, también es el hecho de ser responsables de nuestro propio mundo y que hacemos para aportar para salvarlo, que tanta agua consumimos y como la estamos desperdiciando, si hacemos uso adecuado de las basuras, donde si cada uno de nosotros se tomará la molestia de pensar en las consecuencias, las cuales fueron palpables en la emergencia del pasado invierno, haríamos buen uso de ellas y no usaríamos los ríos y fuentes hidricas como deposito de deshechos.

La sociedad nos empuja a creer que el problema es de los “otros” y no “nuestro”, también a creer que es obligación del estado, dado que para eso pagamos nuestros impuestos y elegimos nuestros gobernantes y así con este pensamiento estamos haciendo un daño considerable y con muy pocas posibilidades de resarcirlo al medio ambiente, lo más triste es que nosotros somos parte del paisaje, necesitamos de lo que brinda la naturaleza para sobrevivir y lo menos que debemos hacer es tratar de tener un poco de armonía.

En el pasado terremoto de Japón, pudimos ver los estragos que puede provocar la naturaleza, y no es un castigo ni nada parecido, es un fenómeno natural nada más, lo que quiero hacer énfasis es en la capacidad de reconstrucción que tiene la cultura japonesa, donde después de 6 días lograron reconstruir una carretera y se puede apostar que antes de 6 meses el país estará perfectamente reconstruido, caso contrario en estas latitudes que solo dañamos por dañar y perfectamente pueden pasar años con las destrucciones hechas a propósito. No quisiera pensar que pasaría con nuestra sociedad en caso de sufrir un sismo parecido al de tierras niponas.

Es solo cuestión de “Sentido Común”, así como cuidamos nuestra casa y nuestro cuerpo, demos una manito al planeta, en ella viviremos hasta la muerte y después son nuestros descendientes que renegaran de nosotros, por entregarles un mundo casi al borde de la destrucción.