La falta de atención de los padres puede crear hijos adictos a la tecnología

tecnologia_ninos

Según expertos, los niños y adolescentes que se encuentran en situación de peligro y apunto de tener una adicción a los dispositivos electrónicos, son aquellos que están creciendo en un ambiente familiar poco propicio ya sea por falta de comunicación y/o disciplina.

Bogotá, mayo de 2015. En la última década la presencia de las nuevas tecnologías ha aumentado en los adolescentes, quienes otorgan cada vez más un valor fundamental como un signo de identidad y de estatus o simplemente como un refugio por falta de atención o comunicación de los padres; la no aceptación de la propia imagen corporal, la baja autoestima, la inseguridad, la soledad, el conflicto familiar, la carencia afectiva y otros factores, son ocasionados por esta causa.

Para los padres, el celular que llevaban sus hijos significaba tenerlos controlados y localizados, y les aportaba tranquilidad, pero ahora, después de ver que llevan a todas partes estos dispositivos, los padres perciben que las nuevas tecnologías pueden ser una gran amenaza que puede generar en los jóvenes una conducta adictiva.

Según la Fundación Libérate, centro especializado en prevención y tratamiento de las adicciones tóxicas y no tóxicas, si no hay una supervisión por parte de los padres, la ausencia de límites y normas son bajas y por ende hay mucha permisividad hacia los hijos, se puede presentar un mayor riesgo que el adolescente tenga inicios de estas posibles adicciones tecnológicas.

Ser adolescente en la actualidad implica tener el último Iphone,celular, tablet, la PSP o el Nintendo con conexión wifi , y muchas veces los hijos, disponen de la tecnología más avanzada que la que poseen sus propios padres, sin embargo el problema no radica allí sino en su mal uso.

Aunque no hay estadísticas concretas , la adicción a la tecnología se presenta especialmente en niños entre los 10 y 15 años de edad,por ejemplo para muchos adolescentes su principal actividad es el videojuego o estar chateando con los amigos durante varias horas y esto puede traer varias consecuencias como romper las relaciones sociales, producir el fracaso escolar y aparece la agresividad en ocasiones dirigida contra los propios miembros de la familia.

Si el niño presenta cambios en su comportamiento, lo recomendable es buscar ayuda y estar atentos a la aparición de los siguientes síntomas:

  • Niños adictos a la tecnología: signos y síntomas de alarma
  • Obsesión: Mostrar continua preocupación por jugar.
  • Tolerancia: Aumento del tiempo dedicado al uso tecnológico.
  • Pérdida del control: Se incumple el horario de finalizar el uso y a pesar de proponerse no seguir conectado, continúa haciéndolo.
  • Síndrome de abstinencia: Cuando no puede jugar o estar conectado se muestra irritable.
  • Escape: Ante un estado de malestar, recurre a las nuevas tecnologías para aliviar u olvidar los problemas.
  • Frecuentes mentiras: Con el fin de jugar consiguen recursos (dinero o aparatos para jugar).
  • Incumplimiento de obligaciones y responsabilidades: Reducción del tiempo de estudio o de las responsabilidades por estar conectado.
  • Pérdida de sueño: Se les dificulta conciliar el sueño y tienen problemas en su horario para ir a dormir.
  • Desatención a las personas: No presta atención cuando le están hablando por estar concentrado usando estas tecnologías.

La Fundación Libérate recomienda que las personas que tengan este tipo de desórdenes acudan a tratamientos profesionales, grupos de ayuda, terapias de relajación, terapias de autocontrol o que busquen otras alternativas para que puedan prevenir recaídas y así no dejar avanzar la problemática.

Afirma la Doctora Martha Suescún, Directora de la Fundación Libérate, que “El niño no debe ser quien decida cuánto y cuándo debe jugar, Los padres deben tener control sobre el uso de las tecnologías, no deben ser una forma de aliviar situaciones conflictivas, o escapar de nuestras obligaciones como educadores, poner límites es la clave, hablar del tema, hablar sobre los peligros, en pocas palabras es dar ejemplo”

Estas actividades no tienen por qué ser perjudiciales; siempre y cuando los padres ayuden a elegir lo adecuado, a inducir el sentido crítico ante temas de violencia, sexismo y consumismo, limitar y repartir el tiempo de sus actividades, responsabilidades y deberes para que el niño no utilice estas tecnologías de una forma inadecuada.

Esta epidemia tecnológica no sólo está afectando en los adolescentes problemas psicológicos sino que está causando afecciones musculares y articulares en las manos, los codos,los hombros, cuello y la espalda puesto que adoptan las posiciones inadecuadas durante horas.

Acerca de la >Fundación Libérate:  La Fundación Libérate es un centro especializado en prevención y tratamiento de las adicciones tóxicas y no tóxicas y en enfermedades relacionadas, basados en el modelo Biopsicosocial. En sus 13 años de operación en Colombia, Libérate ha trabajado con más de 800 personas con problemas de adicción, y cuenta con una sede campestre al norte de Bogotá con los elementos necesarios para brindar ayuda y reincorporar a sus pacientes como miembros activos de una sociedad.