Saltar al contenido
Guapacho – Tecnología, ciencia y cultura digital

La cueva de Altamira, la Capilla Sixtina del Paleolítico

La cueva de Altamira es una de las maravillas de la antigüedad y que aún en día nos maravilla, ubicada en la Península ibérica en España y que debemos su descubrimiento a la inmensa curiosidad de una niña de 8 años, fue el doodle de esta semana de la gente de Google.

Las pinturas rupestres fueron descubiertas hace 150 años, cuando María, acompañando a su padre el paleontólogo Marcelino Sanz de Sautuola encontraron las valiosas pinturas rupestres la cual en la actualidad es considerada lCapilla Sixtina del arte cuaternario, en donde se pueden observar bisontes de una hermosa belleza, y que data de hace más de 13.000 años, pinturas y grabados de la cueva, que  pertenecen a los períodos Magdaleniense y Solutrense y, algunos otros, al Gravetiense​ y al comienzo del Auriñaciense, esto último según pruebas utilizando series de uranio hechas a los grabados.

En el año 1875 se encuentran las primeras versiones de la existencia, mas no de las obras que contenían, y fue su hija la primera persona en todo ese tiempo que pudo observar la belleza que contenían las cuevas.

La cueva de Altamira, la Capilla Sixtina del Paleolítico

En la actualidad y gracias a Google es posible conocer más a través de su plataforma  Google Arts & Culture en colaboración con el Museo Nacional y el Centro de Investigación de Altamira.

Visitas a la Cueva de Altamira

Actualmente el acceso a la Cueva de Altamira está totalmente restringido, ya que  durante las visitas de turistas ha provocado algunos deterioros a las cuevas, lo que ha obligado a las autoridades a que las personas, vistan ropas  y luces especiales en un intento de proteger tan invaluables obras y lo que han hecho es crear una replica exacta, y solo unos pocos son los afortunados que pueden acceder a las cueva original.

Definitivamente un sitio al que vale la pena ir así sea una vez en la vida y sobre todo proteger para las generaciones futuras.