Saltar al contenido
Guapacho – Tecnología, ciencia y cultura digital

Google triplica el tamaño de su data center en Chile

12 septiembre 2018

El viaje comienza cuando un usuario chequea sus correos en Gmail, reproduce un video en YouTube o hace una búsqueda en Search a través de cualquiera de las apps de Google, como Maps o Google Docs. La red se activa para responder a la solicitud del usuario con la mayor eficiencia posible y se la entrega al centro de datos más cercano, el cual genera una respuesta optimizada para brindar la mejor experiencia.

Así funcionan, diaria e ininterrumpidamente, los servicios de nuestra nube pública. Y en esta amplísima red, los centros de datos son el músculo del contenido de Google y el motor de internet: es la infraestructura que permite, no solo que los avances tecnológicos -incluidos los de Machine Learning- sean posibles, sino que también estén al alcance de millones de personas que los utilizan alrededor del mundo. Y el número de usuarios que se suman al viaje aumenta a cada segundo.

Para responder a este desafío, hoy anunciamos la expansión de nuestro data center de Quilicura, en Chile, uno de los 15 centros de datos de los que Google dispone en el mundo y el único en América Latina. Estamos dando esta noticia precisamente seis años después de que, en septiembre de 2012, hiciéramos público el plan para construir este centro en Santiago.

Cuando entró en operaciones, en enero de 2015, se convirtió en uno de los data centers más eficientes y amigable con el medio ambiente de América Latina, iniciando una virtuosa relación entre Google y Chile.

Esta nueva etapa refuerza el compromiso que, desde ese primer anuncio, Google tiene con la región para asegurar que grandes y pequeñas empresas, organizaciones sin fines de lucro, estudiantes, educadores y todos los usuarios puedan acceder a herramientas clave de una forma rápida y confiable.

Este compromiso viene de la mano de un constante esfuerzo para construir y estrechar vínculos con la comunidad que vive en las inmediaciones de cada uno de nuestros centros de datos en el mundo. Desde que el data center entró en operaciones en enero de 2015, hemos trabajado con Quilicura a través de nuestro Programa de Desarrollo a la Comunidad, entregando más de USD $500.000 para financiar proyectos que buscan, desde entregar herramientas para que los vecinos aprendan de ciencia, programación, medioambiente y robótica, hasta realizar mejoras de conectividad, como la que obtuvo el Cuerpo de Bomberos local.

Junto con el anuncio que hicimos en enero de este año acerca del primer cable submarino que unirá a Chile con California, con esta ampliación confirmamos, además, la figura del país como líder digital en América Latina, gracias a las condiciones que ofrece para la llegada de la inversión extranjera, su atmósfera de innovación para el crecimiento de internet y sus esfuerzos para el desarrollo de una infraestructura confiable y talentos de clase mundial.

Promoviendo las energías renovables

Pero las oportunidades de Chile van más allá. El desarrollo de infraestructura que garantice una nube segura, rápida y confiable requiere de energía, pero no de cualquier tipo. La transformación de la matriz energética chilena y su generación de energías limpias coinciden con el espíritu de Google de trabajar íntegramente en base a un 100% de energía renovable.

De esta manera, todas las operaciones de Google en Chile han sido alimentadas por la más abundante y limpia de las energías que puede producir el país en las amplias zonas de su desierto: la del sol. Hemos adquirido la energía solar producida en la planta fotovoltaica El Romero, ubicada en la región de Atacama, manteniendo así nuestra posición como la mayor compañía compradora de energías renovables y avanzando en conseguir una huella de carbono.

Esta expansión refuerza nuestros ánimos por seguir contribuyendo en el fortalecimiento de una nube estable y amplia, con el fin de continuar proveyendo -en base a las estrategias más sustentables y colaborativas posibles- sus beneficios a las comunidades de Chile, América Latina y el mundo.