El carro colombiano que competirá en el Shell Eco-Marathon de California

Más de 20 estudiantes de diferentes carreras de la Universidad de La Sabana son quienes desde el año pasado han desarrollado el prototipo de un nuevo carro para competir en la 34 versión de la Shell Eco-Marathon en Sonoma, California.

Las vacaciones y los fines de semana los han dedicado al sueño de volver a participar en esta competencia que no solo busca que estudiantes universitarios diseñen y fabriquen vehículos eficientes, que utilicen energías limpias y amigables con el medio ambiente, sino también impulsarlos a superar los obstáculos que se les presentan y romper sus propias marcas anteriores, construyendo al mismo tiempo un ambiente de mutua colaboración y crecimiento.

Paula Riveros, quien manejará el prototipo en 2018 señala que ha sido una de las experiencias más gratificantes y divertidas para ella y todo el equipo. “Lo que vivimos el año pasado y hablo por todo el equipo fue una experiencia maravillosa. Fue posible que la mayoría del equipo viajará, por lo que todos pudimos disfrutar la clasificación en conjunto. Además, con todos los incidentes tan absurdos que nos pasaron, sacar el triunfo en último momento fue muy gratificante.”, explicó. 

La carrera no se trata de velocidad: Los vehículos diseñados para esta competencia se clasifican en dos grandes grupos: vehículos prototipo (futuristas) y vehículos urbanos, los cuales pueden competir con diferentes fuentes de energía entre las cuales se encuentran combustibles, celdas de hidrógeno y motores eléctricos. Los equipos ganadores son aquellos que logran reunir la mejor eficiencia energética en sus vehículos por el diseño del motor y de la estructura, su selección de materiales, y las habilidades de sus pilotos. Así, los autos conducen un número fijo de vueltas alrededor del circuito a una velocidad establecida y los organizadores calculan su eficiencia energética y nombran un ganador en cada clase y para cada fuente de energía.

Es así como la competencia inspira a los ingenieros del futuro a convertir su visión de la movilidad sostenible en realidad. Uno de los estudiantes de ingeniería mecánica, Andrés Felipe Báez, afirmó que este tipo de competencias, “está abriéndonos las puertas a lo que es el mercado laboral en el mundo entero. Ahora, las energías renovables son un tema que está en boga en las grandes organizaciones y que nosotros como estudiantes vemos de manera teórica en muchos cursos. Con este tipo de actividades tenemos la posibilidad de enfrentarnos y ver cuáles son los pequeños cambios que implementaremos en un futuro”.

Asimismo, quien lidera el proyecto con los estudiantes, el profesor Luis Carlos Longas, explicó que “es muy importante que empresas tan reconocidas como Shell lideren este tipo de proyectos ya que crea una conciencia en los estudiantes de ser eficientes en cuanto a los recursos que tenemos y la seguridad que debemos proporcionar en cada cosa que hacemos”.

Ana Duque, presidente de Shell en Colombia afirmó que “es un orgullo que un grupo de jóvenes del país, además de participar, haya quedado clasificado en el Eco-Marathon de 2017. Ellos son una muestra del talento que tenemos en Colombia y de las oportunidades que la organización ofrece. Como compañía sabemos lo retos que enfrenta la industria y con estas iniciativas queremos demostrar nuestro compromiso no solo con el medio ambiente sino con los futuros profesionales que se encargarán de suministrar energía cada vez más limpia a la población mundial”.

Esta no es la primera vez que los estudiantes participan en el evento. En 2017, obtuvieron el puesto 13 en la categoría de prototipos eléctricos, lo que cataloga a la universidad La Sabana como la primera universidad de América Latina en lograr este reto en su primera participación.

Para este año y en busca de obtener mejores resultados, se rediseñaron algunos componentes del vehículo como la carrocería, el chasis, el sistema de dirección y la transmisión, buscando siempre una reducción significativa de peso para así aumentar la eficiencia energética del vehículo. La construcción del vehículo se ha realizado completamente en los laboratorios de la Universidad de La Sabana, ubicados en el FabLab y con el trabajo orientado del profesor Luis Carlos Longas quien califica a la competencia como, “la oportunidad de llevar a cabo un proyecto de esta magnitud y vivir la experiencia de conocer la cultura y la ingeniería de muchos estudiantes de América en una competencia de talla internacional”.

La Universidad de La Sabana es la única universidad colombiana que ha competido en este evento, y para su segunda participación (este año entre el 18 y 22 de abril), se espera que un grupo de 12 estudiantes vayan a competir en Sonoma, California, en Estados Unidos.

¿Cuáles son los requisitos para competir? 

Se llevan a cabo 10 pruebas en donde se inspeccionan diferentes partes del vehículo, lo cual da el derecho de competir en pista. En dado caso que alguna de las pruebas no se logre pasar, el jurado permite modificar el vehículo para presentarse a una segunda revisión. Si no se pasan los controles, no es posible salir a pista.

  • El peso del piloto debe ser como mínimo de 50 kg.
  • Las dimensiones deben estar entre 000 mm y 1.300mm, el largo debe estar entre los 2.000mm y 3.500mm y de ancho debe tener entre 1.200mm y 1.300mm.
  • El piloto se debe montar en el vehículo y abrocharse el cinturón. Este se engancha a un dínamo metro y se alza todo el vehículo durante tres segundos para asegurarse que el cinturón soporte cualquier choque.
  • Radio de giro: Se ponen en el piso diferentes líneas que indican el radio de giro del vehículo, el cual el mínimo debe ser ocho metros.
  • Frenado: El vehículo es ubicado en una plataforma de unos 30° aproximadamente y luego es soltado, para lo que el piloto debe frenar primero con los frenos delanteros, luego con los frenos traseros y por ultimo simultáneamente.
  • Visibilidad: Se colocan unos conos al frente, a los lados y atrás del vehículo con unos números los cuales la piloto con ayuda de los espejos debe decir que números son para asegurar que tiene la visibilidad optima en pista.
  • Salida del piloto: La piloto debe salir en 10 segundos del vehículo, soltando el cinturón y retirando la compuerta de salida, dado que, si existen algún choque, se le facilite la salida.
  • Pito: La piloto debe pitar y debe tener un mínimo de decibeles, dado que en pista para poder adelantar debe pitar.
  • Diseño mecánico: Revisan que cada uno de los elementos del vehículo sean seguros para la piloto, que la compuerta sea rígida para evitar que se doble, que no existan ninguna punta de metal que pueda cortar a la piloto y que sea funcional durante la carrera.
  • Electrónica: Evalúan que el controlador haya sido fabricado por la Universidad, en donde revisan las conexiones eléctricas del controlador así mismo que contenga un elemento de seguridad para la batería que se llama BMS, el que permite regular la corriente que fluye por la misma y que no tenga ningún riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.