Saltar al contenido
Guapacho – Tecnología, ciencia y cultura digital

¿Cómo contribuir a la reducción del impacto ambiental?


¿Quién no tiene o ha tenido un artículo o gadget, que dejamos de usar por alguna razón, y está olvidado y en buen estado en un apartado lugar de nuestra casa esperando a que “algún día” decidamos usarlo nuevamente?, yo creo que a la mayoría de nosotros no ha pasado esto, lo más paradójico es que ese mismo artículo lo podría estar necesitando otra persona y nosotros seguimos ahí esperando a que algo extraordinario pase para desempolvarlo y volver a usarlo.

Más allá de la acumulación se cosas, que en si misma es un “problema”, la mayor discusión se da en torno al daño que le hace al planeta con esta acción tan simple e involuntaria. ¿Sabía usted que la producción de bienes nuevos contamina un 20% más que el transporte público? Aunque no lo crea estas cifras son reales y van en aumento cada día debido al consumismo desenfrenado en el que vivimos,. Ahora bien, no voy a decir que todos debemos dejar de consumir bienes nuevos y solo rotar lo que ya usamos para que el planeta respire, pero si he descubierto que acciones simples a escala masiva pueden tener un impacto positivo.

Volviendo a la reflexión inicial sobre la acumulación de objetos usados, ¿Ha pensado usted que al sacar esos objetos de su casa no solo renueva energía sino que evita que alguien más adquiera bienes nuevos y de esta manera los dos aportan positivamente al medio ambiente? Hoy en día es mucho mas fácil encontrar a esa persona que necesita eso que usted ya no quiere, no le sirve o simplemente ya no usa. En Internet las opciones son todas, o quien no ha visto la última campaña de OLX que al son de un rap nos cuenta que eso que usted tiene otro lo quiere

Y ahí está el éxito del asunto, no se tiene que mover de su casa para hacer una contribución significativa al planeta. Las herramientas están ahí solo es cuestión de usarlas y hacerlas parte de la vida diaria.

Dicho todo esto, es importante entender que esa pequeña “contribución” al medio ambiente requiere también del uso de la muy conocida malicia indígena para el tema de la negociación, y aunque en este momento no quisiera extenderme en como ser un buen negociante en línea, y de paso creo que sería un buen articulo para futuras ocasiones, si me parece importante cerrar esta reflexión con un tema de seguridad para que si decide aventurarse a hacer algo bueno por el planeta, no salga herido en el intento y así podamos ser mas los que replicamos buenas practicas de consumo.

Antes de comprar o vender debemos apelar al sentido común y seguir las recomendaciones mínimas de una negociación con un tercero. No entregue información personal y/o financiera, tratar de hacer o recibir el pago en efectivo y en términos generales, no de papaya, no reciba cheques, y no envíe dinero sin recibir el artículo También es recomendable fijarse bien en los detalles de la oferta, tratar de hacer transacciones con personas que vivan cerca y evitar enviar dinero como avance, entre otros.

De resto, comprar a través de Internet es muy cómodo y divertido, pero sobre todo nos da la posibilidad de contribuir desde la comodidad de nuestra casa a hacer de este un mejor planeta y poner nuestro granito de arena, muy tecnológico por cierto, a la reducción del impacto ambiental.