Complot contra Colombia

Texto enviado por Eduardo Lozano

Venezuela y Ecuador militarizaron las fronteras

Independientemente de los múltiples acontecimientos ocurridos durante el fin de semana, que se iniciaron con la persecución del Bloque 48 de las FARC y que concluyeron con la muerte de Luis Edgar Devia Silva, conocido con el alias de “Raúl Reyes”, de la expulsión del embajador de Colombia acreditado ante el Ecuador, del llamado a consultas que hicieron a sus embajadores los presidentes Chávez y Correa y del hallazgo de las memorias de los computadores utilizados por Reyes, en las que se encontraron las informaciones de los nexos del gobierno ecuatoriano con las FARC, queda muy en claro el complot que contra nuestro país hay por parte de nuestros vecinos.

Mirando en orden cronológico los acontecimientos, la muerte de Raúl Reyes generó en el presidente Hugo Chávez de Venezuela, una reacción de ira y frustración. El Jefe de Estado de Venezuela en su programa “Aló presidente” no solo insistió en sus desobligantes términos contra el presidente de Colombia Alvaro Uribe Vélez, sino que además de ordenar el desplazamiento de 10 batallones hacia la frontera con Colombia, respaldó un homenaje en memoria del guerrillero.(?).

Horas más tarde el presidente de Ecuador Rafael Correa en un mensaje por radio y televisión, arremetió contra Colombia y con un estilo muy parecido al de Chávez, acusó a nuestro país de violación de fronteras y de denuncias internacionales.Dió a entender que no hubo enfrentamientos en la zona y descartó que se hubiera presentado una “persecución en caliente” a los subversivos de las FARC, que se refugiaron en Ecuador.

Si no hubo combate entre guerrilleros y fuerzas colombianas, entonces cómo murió el soldado profesional Carlos Hernández León, baleado desde el campamento del Frente 48 de las FARC?

Acompañó a la intervención del presidente de Ecuador la orden tajante de expulsar al embajador colombiano en Quito y la orden de militarizar la frontera con Colombia “en defensa de nuestra soberanía”.

Hasta ahí las cosas parecían ser “normales” dentro de la anormalidad.

Lo peor vino en la noche del Domingo, cuando el general Oscar Naranjo de la Policía colombiana, dijo en televisión que “se descubrió en los computadores de Raúl Reyes, que el Ministro de Seguridad Interna y Externa de Ecuador, Gustavo Larrea conocido en las actas de las FARC con el sobrenombre de JUAN, era el enlace entre los subversivos y el gobierno de Rafael Correa.”

Entre las potestades y beneficios de las FARC, estaba “la discreción para relevar del mando a los militares ecuatorianos que se mostraran hostiles a los intereses guerrilleros”. (Dicen los documentos del computador)

Qué tal ?.. Ante qué estamos…? Qué clase de vecinos tenemos..?.. Cuales son sus propósitos..?.

Al momento de concluir la redacción de esta columna, me quedan muchas dudas y muchos interrogantes respecto de la situación.

Por ejemplo:

Por qué nunca dijo el presidente Rafael Correa que tenía vínculos con las FARC a través de su ministro Larrea y esperó hasta que la investigación delató la situación?. Su ministro Larrea le mintió o lo tenía al margen de la realidad ?.

Por qué pasados dos días de los hechos, la senadora Piedad Córdoba, quien se reunió recientemente con Raúl Reyes, para facilitar la liberación de algunos secuestrados, ha guardado silencio sobre el caso? (Hago la salvedad. Es posible que lo haga en el transcurso de la semana).

Por qué el Número Uno de las FARC, Manuel Marulanda conocido como “TIROFIJO”, no se ha pronunciado hasta el momento sobre la muerte de Raúl Reyes?…. Que no vaya a pasar lo mismo que ocurrió con Jacobo Arenas, quien falleció en la selva y solo se conoció meses después de su deceso.

No quiero ni pensarlo, pero todo apunta a que hay un complot contra Colombia.

eduardolozanom@yahoo.es

Eduardo Lozano es un periodista independiente y colaborador de la Revista Digital Eje 21

Tags: guerra

Comentarios cerrados.