Alguien nos mira, el tema de nuestra privacidad en Internet

Ya no es ciencia ficción lo que veníamos sospechábamos desde hace algún tiempo, que todas nuestras andanzas por la red al igual que la mayoría de nuestras comunicaciones son monitoreadas de manera regular por los gobiernos ya sea propios o ajenos.

Ahora, es verdad que esto es algo demasiado grave como para tomarlo a la ligera, es claramente una violación a nuestra intimidad y presunción de inocencia según sea el caso.

Pero antes de rasgarnos las vestiduras y convocar protestas y boicots, cabe ser sinceros y pensar por un momento, acerca de que queremos esconder, la pregunta la hago porque no es sino darse una vuelta por Facebook o cualquier red social, y no necesitamos ser genios para encontrar datos y mucha información sensible publicada por los usuarios, información que hemos visto, has sido usada por muchas veces tristemente.

Pensemos por un momento que tipo de información queremos esconder, a menos que estemos en la mira de gobiernos internacionales, sinceramente no deberíamos molestarnos porque Obama vea las fotos de nuestras últimas vacaciones o que la CIA sepa que soy el más adicto al tinto en twiter, entonces para que sentirnos mal o invadidos, mas bien lo que debemos hacer es buscar la forma de crear mejores contraseñas y blindar nuestros sistemas de seguridad, en el caso de nuestros datos más sensibles, como en el caso de los bancos o  transacciones online.

Personalmente creo que muy pocas cosas son absolutamente necesarias de ser escondidas a los ojos del gran hermano, no es necesario hacer del tema algo extremadamente trascendental

Ahora bien, el tema de espionajes entre gobiernos, a lo mejor es algo que puede estar hasta cierto punto consentido entre pares, de no ser así, si es un asunto preocupante, sobre todo porque información clasificada o secreta en manos equivocadas puede efectivamente atentar contra la seguridad nacional.

En resumen, pensemos hasta que punto si es tan preocupante que nuestra información sensible este en la red, y si es muy privada y comprometedora, lo mejor es no publicarla