Acusado de pederastia por no usar clave en el WiFi

Imagínense estar con su familia en la sala de su casa, tranquilos y felices, cuando de repente llega un grupo del FBI a arrestarlos porque hay un reporte de descargas de pornografía infantil, mientras tanto los agentes le gritan “pornógrafo, pedófilo, desgraciado” y cualquier otro tipo de blasfemias.

Ahora imagínense que esto ocurre porque su conexión WiFi no tiene clave, entonces algún verdadero pederasta se conectó a su red y descargó todo lo que pudo sin que usted lo supiera.

Este caso le ocurrió a un sujeto que ha sido llamado “Doldrum” (por protección a su identidad y su buen nombre) en Buffalo, Estados Unidos, que fue acusado de descargar miles de fotos de pornografía infantil. El abogado del sujeto asegura que su defendido es inocente y que pueden hacer una revisión detallada de todos los dispositivos que tengan en la casa y que no encontrarán material semejante.

Este no es el primer caso de esta clase, en 2009 en Sarasota, Florida, una persona fue capturada porque había descargado 10 millones de fotos de pornografía infantil, luego se demostró que la persona retenida no era culpable y que se debió a que no le había puesto clave a su WiFi.

Mientras se demuestra que “Doldrum” es inocente, nos queda la moraleja de ponerle clave a nuestro WiFi, nunca sabemos qué tipo de personas se podrían conectar a nuestra red.