Me confieso un adicto al café de manera irremediable, en todos sus sabores y colores, y creo que esta es una condición muy generalizada entre los geeks.