A la hora de adquirir un smartphone, las posibilidades son infinitas y el comprador puede verse sometido a una especie de estrés pre-compra, que en muchos casos puede incluso verse incrementado si el presupuesto