Los cibercriminales revelaron nuevos niveles de ambición en 2016 – un año marcado por ataques extraordinarios, que incluyen asaltos virtuales a bancos de varios millones de dólares y evidentes intentos de dificultar el proceso