Con esta obra, la conexión de Colombia con el sistema intercontinental de cable submarino de última generación aumentará en 50 por ciento la velocidad de transmisión de datos, voz y video en el país.