Se acabará la moda de los lumbersexuales, hipters con bigote y demás tribus que alardean de su pelo facial pues en este momento se está desarrollando lo que será la revolución de las máquinas