Es lo que leo en Cotizalia, y pues sinceramente me deja atónito.