Un 30 de junio de 1953, sale de la línea de ensamblaje en Flint, Michigan un auto que con el tiempo se convertiría en una leyenda: el Chevrolet Corvette