Seguridad: desmitificando el uso del móvil en transacciones bancarias

Ramzi Abdine, Director de Marketing y Comunicación de Gemalto para América latina

Todos conocemos el terror de perder nuestro dinero por el uso de cajeros, transacciones electrónicas y en épocas mas recientes usando nuestro celular como medio.

Una de los mitos aparte de la inseguridad son los costos que pueden estar asociados a la transacción, este temor se debe básicamente no estamos seguros de saber como funciona la cuestión.

Pero la realidad que es muy seguro, sobre todo no necesitamos teléfonos de ultima tecnología, solo uno que maneje Sim card, (casi todos) lo que hace que este al alcance de muchas personas.

Según Ramzi Abdine, Director de Marketing y Comunicación de Gemalto para América latina, las razones para considerar seguras las transacciones a través de la SIM son:

  • En sus procesos, es imposible extraer información privada, porque en la SIM no se almacena esta información, no se guardan claves, ni saldos, es más, al consultar o realizar una transacción, la información ni siquiera toca al teléfono.
  • Está demostrado que la SIM card, jamás ha sido clonada.
  • La información es encriptada, es decir, codificada o más bien cifrada, de tal manera que nadie que no esté autorizado puede leerla. Esta técnica enmascara las referencias originales por un método de conversión gobernado por un algoritmo que permite descifrar la información.
  • La información sólo es legible en los dos extremos del intercambio, es decir, para el banco y para el usuario y si se da una intrusión en medio, no es posible entender la información que viaja, pues no está decodificada, es un mensaje que nadie comprendería y no serviría para nada. Esto es realmente conveniente, si tenemos en cuenta que si nos roban nuestro celular, el ladrón jamás tendría acceso a nuestras claves o cuentas, como sí sucede con una computadora. O necesitaría ser un ingeniero experto, con avanzados conocimientos y entrenamiento, capaz de solucionar los algoritmos más complejos.
  • Finalmente, el celular es de uso personal. Se supone que el teléfono está suscrito a su usuario y lo que en él se realiza está ligado a su dueño. Por esto para acceder a la Banca Móvil es necesario registrarse, elegir una clave y registrar la cuenta, la cual quedaría ligada a nuestra SIM card, permitiendo a nuestro banco y a nosotros realizar transacciones desde nuestro terminal.

Pero aunque las transacciones son seguras hay que tener siempre cuidado sobre todo en cuanto al uso de las contraseñas, dado que si el atacante tiene acceso físico a nuestro móvil y conoce nuestro password hay muchas posibilidades de ser victimas de un fraude.